cascade du Gour bleu

ACEPTAR NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS NO ES RESIGNARSE

primavera1B

 

 La felicidad solo puede existir en la aceptación“.

  (Denis de Rougamont)

Una de las causas más frecuentes de sufrimiento del ser humano es la insatisfacción es decir el deseo de que las cosas sean distintas de lo que son.

Al encontrarnos ante situaciones que no nos gustan, solemos lamentarnos y mirar hacia atrás o buscar culpables. También en nuestras relaciones personales, rechazamos a menudo a las personas que nos rodean por su forma de ser y las criticamos.

Si nos instalamos en la queja, caeremos en un estado de amargura y de resignación crónicas o nos pasaremos la vida esperando que algo cambie.

Aceptar una situación es lo contrario de resignarse a ella. Es tomar conciencia de la realidad y tomarla como punto de partida de un camino nuevo. La mayoría de las veces, la realidad no es tan dura como nos la representamos y lo que nos hace sufrir es lo que pensamos de ella.

Cuando aceptemos nuestras circunstancias no deseadas como episodios de nuestras vidas, seremos capaces de valorarlas y de ver cómo podemos sacar partido de lo que nos ofrecen para mejorar nuestras vidas.
Considerar las cosas que nos tocan vivir como un reto y un aprendizaje nos ayudará es único el medio de recuperar la alegría de vivir.

cascade du Gour bleu

SUPERAR LAS SITUACIONES ADVERSAS

3089765472_b88a569091_z

 

 

 

Todos, durante nuestras vidas nos podemos encontrar con situaciones adversas y todos somos capaces de afrontarlas siempre que no nos dejemos dominar por el miedo. De hecho, muchas personas no solo han superado circunstancias muy difíciles sino que también han salido fortalecidas de ellas. Esta capacidad, que en psicología se llama resiliencia, no es innata y se puede desarrollar en todas las personas.

Nuestro cerebro se va configurando constantemente y va aprendiendo de nuestras experiencias et de nuestros pensamientos. De nosotros depende adquirir la capacidad de enfrentarnos de forma positiva a las situaciones difíciles. Para ello hay tres cualidades principales que debemos desarrollar:

– El control de nosotros mismos a todos los niveles: Es importante no depender de los demás, sentirse responsable de si-mismo y saber controlar el pensamiento.
– La capacidad de cambiar: Debemos aceptar los cambios y no ponerlos resistencia. El cambio es parte de la vida y es una oportunidad para mejorar situaciones
– El compromiso: Nos tenemos que comprometer con nosotros mismos, con nuestras metas, nuestros familiares y amigos para tener una percepción positiva de la vida.

La mejor manera de desarrollar estas cualidades es concentrarse en el presente, en los detalles de cada día y disfrutar de los buenos momentos para que emerjan las emociones positivas. Esto nos ayudará a estar más abierto a todas las posibilidades, a establecer metas y a resolver las dificultades que se presenten.
Cada vez que superamos un reto, nos fortalecemos y el siguiente será más fácil de solucionar. Todas las personas somos capaces de rehacernos porque podemos conseguir todo lo que nos proponemos.