cascade du Gour bleu

LO QUE CREEMOS… SERÁ

 

 

12308485_1054966624552752_3342789552778599768_n

 

 

“No hay nada que este más enteramente en nuestro poder que nuestros pensamientos.”

René Descartes

 

Lo que una persona cree de sí misma tiene una importancia enorme, porque esto es lo que va a condicionar su vida.

Las creencias negativas nos dan una visión falsa de lo que somos en realidad, haciéndonos pensar que son las circunstancias las que modelan nuestras vidas.

No hemos nacido con creencias limitadoras; las hemos adquirido a lo largo de nuestra vida, al mismo tiempo que hemos ido dejando las ilusiones que teníamos cuando éramos niños.

Si sentimos frustración es porque nos hemos separado de nuestro ser interno que es el que nos pone en contacto con todas las posibilidades que tenemos de tener una vida plena.

Nuestras creencias son el resultado de la repetición de nuestros pensamientos y de nuestras experiencias. No son parte de nosotros y casi siempre, las hemos adoptado sin preguntarnos si son ciertas o no. Las podemos modificar, cambiando nuestros pensamientos.

Nosotros somos los que dirigimos nuestras vidas. Tenemos un inmenso potencial y en cada decisión que tomamos, por pequeña que sea, escogemos utilizarlo o no, actuar o dejar que actúe nuestro entorno. En este momento, somos el resultado de todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas y en cualquier momento podemos decidir cambiarlo si lo deseamos.

Cuando nuestros pensamientos son positivos, vemos todas las oportunidades que se presentan porque son las que nuestro cerebro va a captar: va a seleccionar la información que corresponde a nuestra forma de pensar. Si pensamos que podemos alcanzar una meta, seremos capaces de ver todas maneras de alcanzarla.

Nuestros sueños se cumplen cuando creemos en ellos, cuando estamos convencidos de que se van a realizar y, entonces, cuando esperamos tranquilamente que se realicen. Estos tres requisitos son imprescindibles.

Tener una vida más llena, tener éxito está a nuestro alcance y depende de nosotros. Lo que creemos… será