cascade du Gour bleu

ESCUCHAR MÚSICA PARA ESTAR MEJOR

Musicaiiu

   “La música es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía”.                   ( Beethoven )

La música ha sido presente en todas las culturas conocidas, desde los tiempos más remotos. Su función primaria era reunir y unir a las personas. Los niños son particularmente sensibles à la música que parece ser parte de nuestra herencia biológica.

El cerebro sintoniza muy bien con la música. Se ha demostrado que el acto de escuchar música, activa más áreas del cerebro que cualquier otro tipo de estimulo, en particular las que implican las emociones, la memoria, el movimiento y el lenguaje. Los efectos de la música sobre nuestra mente dependen del tipo de música que escuchamos. Una música estridente con un ritmo irregular y un volumen demasiado elevado tendrá efectos negativos, sin embargo un ritmo ordenado, una melodía armoniosa aportará grandes beneficios, mejorando nuestras actitudes ante la vida, nuestra salud, nuestro bienestar.

La música despierta la alegría, favorece la concentración, fomenta la creatividad y la disposición al cambio. Se ha comprobado que mejora la salud ya que reduce el estrés, potencia el sistema inmunitario, regula la tensión y el metabolismo. En muchos hospitales se utiliza con éxito, como terapia complementaria para acelerar la recuperación de pacientes, ya que reduce la ansiedad y el dolor y mejora el estado anímico y emocional del paciente.

Todos necesitamos música. Deja que te acompañe a lo largo del día, en tus actividades, siempre que sea posible. Te sentirás más optimista, más relajado y con más confianza en ti mismo. Escoge las composiciones que más te gustan y déjate llevar…

cascade du Gour bleu

VISUALIZACIÓN CURATIVA

paisajes

 

 

Las imágenes mentales positivas pueden conseguir la curación de enfermedades.

En 1971, el doctor Carl Simonton, oncólogo y director médico del Centro de Consejo e Investigación del Cáncer, en Texas, fue pionero en la utilización de visualizaciones junto con el tratamiento médico tradicional. Enseñaba a sus pacientes a visualizar una batalla librándose en sus cuerpos, en la cual los glóbulos blancos destruían las células malignas que encontraban. Los pacientes imaginaban a continuación como iba desapareciendo el tumor y como recobraban una salud radiante.

A partir del empleo de estas técnicas de visualización, el porcentaje de curaciones de los pacientes del doctor Simonton fue dos veces mayor que el de la media en los EEUU. El decía que “cuando cambiamos nuestras creencias conscientes y actitudes, cambia la química en nuestros órganos”.

Los mensajes con los que alimentamos nuestras mentes son aceptados por nuestros cuerpos que los ponen en práctica. Manifestamos en el plano físico lo que nos repetimos mentalmente, lo que pensamos, lo que creemos o decidimos creer aunque no corresponda con la realidad. Creamos nuestro futuro con lo que pensamos, con lo que sentimos y con nuestra forma de actuar

Podemos cambiar los pensamientos negativos que nos perjudican por pensamiento positivos de salud, bienestar y abundancia, mediante ejercicios de visualización.

Lo que decidimos pensar es de una importancia capital para nuestra salud.

 

cascade du Gour bleu

LAS ONDAS ALFA

475123_D1DZ3Y8AQVA68XON5KVT7LFWCEPXMP_-casacada_H002830_L

 

Nuestro cerebro produce frecuencias eléctricas que se pueden medir con un electroencefalógrafo y que son conocidas como ondas cerebrales.

Existen cinco tipos de ondas cerebrales en relación con diferentes estados de consciencia:

– ondas delta: son las más lentas y se producen en los estados de sueño profundo (0,5 a 4 ciclos por segundo).

– ondas Theta: se alcanzan bajo un estado de calma profunda (4 a 7 ciclos por segundo)

– ondas Alfa: se producen cuando el estado de relajación es mayor (8 a 13 ciclos por segundo).

-ondas Beta: son las que predominan cuando estamos despiertos y activos (14 a 30 ciclos por segundo).

– ondas gamma: con frecuencias superiores a 35 ciclos.

La frecuencia Alfa es particularmente interesante porque ofrece un potencial especial para los seres humanos. Nos procura un estado de relajación agradable, nos conecta con nuestro interior y aumenta nuestro optimismo. Producimos ondas Alfa cuando nos relajamos o meditamos.

 Cuando se incrementa la producción de ondas Alfa en el estado de vigilia, se avivan la memoria, la imaginación, la intuición y la creatividad. Nos encontramos más alertas y nuestra capacidad de estudio y asimilación aumenta.

En este estado, nuestra actividad se vuelve subjetiva y usando nuestra subjetividad podemos generar cambios positivos en nosotros. Podemos aprender a utilizar las ondas Alfa, practicando la relajación, para encontrar la solución a nuestros problemas, para mejorar nuestra salud, para alcanzar nuestras metas.