cascade du Gour bleu

LA INTUICIÓN

Viajes-a-Sicilia

 “El intelecto tiene poco que ver en la vía del descubrimiento. Hay un chispazo en la conciencia, llámese intuición o como se quiera, que trae la solución sin que uno sepa cómo o por qué.”

 Albert Einstein

Es esa vocecita interior que llega de repente y que nos hace comprender de forma clara como resolver una situación o que decisión debemos tomar.

Muchas veces no le hacemos caso porque nuestra razón la bloquea. Entran en funcionamiento nuestras limitaciones y lo que nos sugiere nuestra intuición nos parece imposible o absurdo. Otras veces, ni siquiera la percibimos porque estamos demasiado ocupados con nuestros pensamientos y la intención necesita que la mente este callada para manifestarse.

Sin embargo, las decisiones tomadas utilizando la intuición son las más acertadas porque provienen de nuestro interior, de nuestra sabiduría interna.

La intuición es una facultad que todos tenemos y de hecho, sin ella, los seres humanos no podríamos evolucionar porque ella es la clave de la creatividad. Sabemos que los mayores inventos se deben a inspiración intuitivas.

Es importante recuperar o despertar esta capacidad y para conseguirlo hay que ir más allá de la lógica y del razonamiento. Los pensamientos positivos, una buena motivación, un propósito, nos ayudarán a abrirnos a la totalidad de nuestro ser. La meditación nos enseñará a tranquilizar nuestra mente y a conectar con nuestro interior.

La intuición nos pone en contacto con todas las posibilidades que nos ofrece la vida y nos recuerda lo que ya sabemos, que es lo que queremos ser.

cascade du Gour bleu

LAS ONDAS ALFA

475123_D1DZ3Y8AQVA68XON5KVT7LFWCEPXMP_-casacada_H002830_L

 

Nuestro cerebro produce frecuencias eléctricas que se pueden medir con un electroencefalógrafo y que son conocidas como ondas cerebrales.

Existen cinco tipos de ondas cerebrales en relación con diferentes estados de consciencia:

– ondas delta: son las más lentas y se producen en los estados de sueño profundo (0,5 a 4 ciclos por segundo).

– ondas Theta: se alcanzan bajo un estado de calma profunda (4 a 7 ciclos por segundo)

– ondas Alfa: se producen cuando el estado de relajación es mayor (8 a 13 ciclos por segundo).

-ondas Beta: son las que predominan cuando estamos despiertos y activos (14 a 30 ciclos por segundo).

– ondas gamma: con frecuencias superiores a 35 ciclos.

La frecuencia Alfa es particularmente interesante porque ofrece un potencial especial para los seres humanos. Nos procura un estado de relajación agradable, nos conecta con nuestro interior y aumenta nuestro optimismo. Producimos ondas Alfa cuando nos relajamos o meditamos.

 Cuando se incrementa la producción de ondas Alfa en el estado de vigilia, se avivan la memoria, la imaginación, la intuición y la creatividad. Nos encontramos más alertas y nuestra capacidad de estudio y asimilación aumenta.

En este estado, nuestra actividad se vuelve subjetiva y usando nuestra subjetividad podemos generar cambios positivos en nosotros. Podemos aprender a utilizar las ondas Alfa, practicando la relajación, para encontrar la solución a nuestros problemas, para mejorar nuestra salud, para alcanzar nuestras metas.