cascade du Gour bleu

ESCUCHAR MÚSICA PARA ESTAR MEJOR

Musicaiiu

   “La música es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía”.                   ( Beethoven )

La música ha sido presente en todas las culturas conocidas, desde los tiempos más remotos. Su función primaria era reunir y unir a las personas. Los niños son particularmente sensibles à la música que parece ser parte de nuestra herencia biológica.

El cerebro sintoniza muy bien con la música. Se ha demostrado que el acto de escuchar música, activa más áreas del cerebro que cualquier otro tipo de estimulo, en particular las que implican las emociones, la memoria, el movimiento y el lenguaje. Los efectos de la música sobre nuestra mente dependen del tipo de música que escuchamos. Una música estridente con un ritmo irregular y un volumen demasiado elevado tendrá efectos negativos, sin embargo un ritmo ordenado, una melodía armoniosa aportará grandes beneficios, mejorando nuestras actitudes ante la vida, nuestra salud, nuestro bienestar.

La música despierta la alegría, favorece la concentración, fomenta la creatividad y la disposición al cambio. Se ha comprobado que mejora la salud ya que reduce el estrés, potencia el sistema inmunitario, regula la tensión y el metabolismo. En muchos hospitales se utiliza con éxito, como terapia complementaria para acelerar la recuperación de pacientes, ya que reduce la ansiedad y el dolor y mejora el estado anímico y emocional del paciente.

Todos necesitamos música. Deja que te acompañe a lo largo del día, en tus actividades, siempre que sea posible. Te sentirás más optimista, más relajado y con más confianza en ti mismo. Escoge las composiciones que más te gustan y déjate llevar…

cascade du Gour bleu

LA ACTITUD MENTAL POSITIVA

imagesa1¿Qué es la actitud? Es la manifestación de un estado de ánimo. Nuestra forma de reaccionar ante los acontecimientos de la vida va a depender de la actitud que tenemos. Una dificultad o un contratiempo serán vistos de una manera diferente según seamos optimistas o pesimistas.

 

El ser humano no para de pensar  y si observamos nuestros pensamientos nos podemos dar cuenta de que muchos de ellos son negativos. Los pensamientos del tipo : “No sé si lo voy a conseguir”, “Esto es muy difícil”, “No tengo suerte” o “ No estoy preparado”, nos van a condicionar para que no alcancemos nuestros objetivos, para que frenemos nuestra acción y no veamos todas las posibilidad de éxito que tenemos. Curiosamente las personas que piensan de forma negativa quieren protegerse para evitar la decepción; prefieren no esperar nada bueno y así evitar la desilusión, para no sufrir. Sin embargo, el no tener expectativas positivas tiene como consecuencia una vida sin alegría.

Este flujo de pensamientos que constituye nuestro diálogo interno   elabora  nuestro sistema de creencias y nuestra actitud frente al mundo tal como lo percibimos.

Nuestro subconsciente recibe las ideas emitidas y les da forma. Si son negativas, nos inducirá al fracaso y no conseguiremos nuestro objetivo. Sin embargo, si son positivas, nos guiará hacia el éxito.

Por ello, nos conviene revisar nuestros pensamientos y cambiarlos si es necesario; podemos cambiar un pensamiento negativo por uno positivo, si nos lo proponemos. Muchas de nuestras creencias nos ponen limitaciones que no tienen nada que ver con la realidad. Al desarrollar una forma de pensar positiva, tendremos una actitud mental positiva que nos permitirá crecer y nos hará recuperar el entusiasmo y la fe en nosotros mismos.