cascade du Gour bleu

LO QUE CREEMOS… SERÁ

 

 

12308485_1054966624552752_3342789552778599768_n

 

 

“No hay nada que este más enteramente en nuestro poder que nuestros pensamientos.”

René Descartes

 

Lo que una persona cree de sí misma tiene una importancia enorme, porque esto es lo que va a condicionar su vida.

Las creencias negativas nos dan una visión falsa de lo que somos en realidad, haciéndonos pensar que son las circunstancias las que modelan nuestras vidas.

No hemos nacido con creencias limitadoras; las hemos adquirido a lo largo de nuestra vida, al mismo tiempo que hemos ido dejando las ilusiones que teníamos cuando éramos niños.

Si sentimos frustración es porque nos hemos separado de nuestro ser interno que es el que nos pone en contacto con todas las posibilidades que tenemos de tener una vida plena.

Nuestras creencias son el resultado de la repetición de nuestros pensamientos y de nuestras experiencias. No son parte de nosotros y casi siempre, las hemos adoptado sin preguntarnos si son ciertas o no. Las podemos modificar, cambiando nuestros pensamientos.

Nosotros somos los que dirigimos nuestras vidas. Tenemos un inmenso potencial y en cada decisión que tomamos, por pequeña que sea, escogemos utilizarlo o no, actuar o dejar que actúe nuestro entorno. En este momento, somos el resultado de todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas y en cualquier momento podemos decidir cambiarlo si lo deseamos.

Cuando nuestros pensamientos son positivos, vemos todas las oportunidades que se presentan porque son las que nuestro cerebro va a captar: va a seleccionar la información que corresponde a nuestra forma de pensar. Si pensamos que podemos alcanzar una meta, seremos capaces de ver todas maneras de alcanzarla.

Nuestros sueños se cumplen cuando creemos en ellos, cuando estamos convencidos de que se van a realizar y, entonces, cuando esperamos tranquilamente que se realicen. Estos tres requisitos son imprescindibles.

Tener una vida más llena, tener éxito está a nuestro alcance y depende de nosotros. Lo que creemos… será

 

cascade du Gour bleu

¡FELIZ NAVIDAD!

612-1680x1050

Las calles se han vestido de luces, suenan los villancicos, ya están puestos los belenes y los árboles con sus adornos. ¡Llega la Navidad!

Se piensa a menudo que la Navidad ha perdido el sentido profundo que tenía y que se ha convertido en una fiesta comercial en la que nos dejamos llevar por el consumismo. De nosotros depende el enfoque que le queramos dar.

Coincidiendo con el solsticio de invierno que es la noche más larga del año, pero también el momento a partir del cual que los días vuelven a alargarse, el nacimiento del niño Jesús representa la llegada de la luz en el periodo más oscuro. La luz devuelve la vida y ofrece comienzos nuevos.

Dejemos pues que la magia de estas fiestas nos envuelva, con la ilusión y los buenos deseos. Disfrutemos de estos días con nuestros familiares y amigos, demos paso a la esperanza y abramos caminos nuevos.

¡Feliz Navidad!
¡Feliz año 2015!

cascade du Gour bleu

LA NAVIDAD, FIESTA DE LA ESPERANZA

www.FOTOFRONTERA.com (a)

Hoy es el primer día de invierno y esta noche será la más corta del año. A partir de esta fecha, los días se harán más largos.

El solsticio hiemal ha sido motivo de celebración para todas las culturas antiguas porque es un acontecimiento cósmico que representaba el nacimiento del sol ya que a partir de este momento, los días se alargan, la naturaleza comienza a despertar de su letargo, y los humanos veían renovadas sus esperanzas de supervivencias.

En estas fechas, el día 24 de diciembre, los cristianos celebran el nacimiento del niño Dios, es decir la llegada de la luz en la época más oscura del año, la llegada de la esperanza.

Seamos creyentes o no, es bueno que nos dejemos llevar por el simbolismo mágico que rodea estos días y que nos recuerda que aunque no las veamos, la vida y la abundancia no han desaparecido.

En la estación más gris del año, nos vemos en medio de una profusión de colores dónde predominan el amarillo, color del sol, del oro, símbolo de prosperidad, el rojo, símbolo de la vida y del verde que representa la Naturaleza.

El abeto que sigue verde cuando la mayoría de los árboles están desnudos nos recuerdo que la vida sigue cuando todo parece muerto.

La costumbre de intercambiar regalos en estos días existe desde la más remota antigüedad y representa la generosidad del sol que nos va a aportar prosperidad.

Disfrutemos pues de estos días, celebrándolos con familiares y amigos, intercambiando felicitaciones y buenos deseos, para llenarnos de amor, de energía y de esperanza porque lo mejor está por venir.

¡FELIZ NAVIDAD!