cascade du Gour bleu

LAS ONDAS ALFA

475123_D1DZ3Y8AQVA68XON5KVT7LFWCEPXMP_-casacada_H002830_L

 

Nuestro cerebro produce frecuencias eléctricas que se pueden medir con un electroencefalógrafo y que son conocidas como ondas cerebrales.

Existen cinco tipos de ondas cerebrales en relación con diferentes estados de consciencia:

– ondas delta: son las más lentas y se producen en los estados de sueño profundo (0,5 a 4 ciclos por segundo).

– ondas Theta: se alcanzan bajo un estado de calma profunda (4 a 7 ciclos por segundo)

– ondas Alfa: se producen cuando el estado de relajación es mayor (8 a 13 ciclos por segundo).

-ondas Beta: son las que predominan cuando estamos despiertos y activos (14 a 30 ciclos por segundo).

– ondas gamma: con frecuencias superiores a 35 ciclos.

La frecuencia Alfa es particularmente interesante porque ofrece un potencial especial para los seres humanos. Nos procura un estado de relajación agradable, nos conecta con nuestro interior y aumenta nuestro optimismo. Producimos ondas Alfa cuando nos relajamos o meditamos.

 Cuando se incrementa la producción de ondas Alfa en el estado de vigilia, se avivan la memoria, la imaginación, la intuición y la creatividad. Nos encontramos más alertas y nuestra capacidad de estudio y asimilación aumenta.

En este estado, nuestra actividad se vuelve subjetiva y usando nuestra subjetividad podemos generar cambios positivos en nosotros. Podemos aprender a utilizar las ondas Alfa, practicando la relajación, para encontrar la solución a nuestros problemas, para mejorar nuestra salud, para alcanzar nuestras metas.

cascade du Gour bleu

LA IMPORTANCIA DE TENER OBJETIVOS PRECISOS

paisaje_primavera

Nosotros dirigimos nuestra mente, y nuestra mente nos llevará hacia nuestros objetivos, pero si no tenemos una meta definida, si no sabemos y no decidimos lo que queremos, no iremos a ninguna parte.

Tener un objetivo preciso y pensar que lo podemos alcanzar, es decir tener una actitud mental positiva, son las dos condiciones que nos permitirán avanzar.

Cuando determinamos nuestra meta, tenemos que pensar en ella con todo detalle. El hecho de imaginarnos con el objetivo conseguido nos llenará de ilusión y de alegría. Estas emociones serán los impulsos que nos llevarán a actuar. Nuestro subconsciente nos conducirá por el buen camino, nos capacitará para ver todas las oportunidades, para salvar todas las dificultades. Saber lo que queremos nos mantendrá en la dirección adecuada y cada logro que nos acerca a la meta final nos ayudara a mantener el optimismo.

Solo depende de nosotros decidir lo que queremos. Solo depende de nosotros actuar ya.