cascade du Gour bleu

CONTROLAR EL ESTRÉS

playas_hermosas_europa

Muchos lo consideran como un mal de nuestro tiempo y a todos nos puede afectar negativamente, sin embargo, el estrés es un mecanismo indispensable para nuestra supervivencia. Es una fuerza que se pone en marcha cuando nos enfrentamos a un peligro, a una amenaza física o a una situación difícil. En estas circunstancias, el estrés va a aumentar nuestras capacidades físicas y mentales. Podremos correr más rápido si necesitamos huir de un lugar, desarrollar más fuerza muscular, tener más concentración y más memoria para poder solucionar un problema. Las hormonas que estaremos segregando entre ellas la adrenalina, serán las responsables de este incremento de energía y de vitalidad. Este es el estrés positivo.

Sin embargo si esta situación se prolonga, si no podemos descansar y desconectar perderemos la concentración, nos volveremos irritable, angustiados, incapaces de encontrar soluciones a los problemas y terminaremos agotados. Entonces estaremos en la fase del estrés negativo.

Las situaciones de estrés negativo se producen cuando no descansamos después de un periodo de estrés positivo pero también cuando nos encontramos repetitivamente con problemas que creemos que no podemos resolver porque el estrés se manifiesta también cuando pensamos que estamos en peligro aunque éste no sea real.

Es importante aprender a evitar estas situaciones de estrés negativo, porque si se prolongan en el tiempo pueden perjudicar la salud, el desempeño profesional e incluso las relaciones personales.

Establecer prioridades, delegar responsabilidades, cultivar las emociones positivas, considerar los cambios como algo beneficioso son sanas medidas para no perder el control de la situación cuando se presentan contratiempos. La meditación y la relajación nos ayudarán a recuperarnos tanto físicamente como mentalmente.