cascade du Gour bleu

LAS ONDAS ALFA

475123_D1DZ3Y8AQVA68XON5KVT7LFWCEPXMP_-casacada_H002830_L

 

Nuestro cerebro produce frecuencias eléctricas que se pueden medir con un electroencefalógrafo y que son conocidas como ondas cerebrales.

Existen cinco tipos de ondas cerebrales en relación con diferentes estados de consciencia:

– ondas delta: son las más lentas y se producen en los estados de sueño profundo (0,5 a 4 ciclos por segundo).

– ondas Theta: se alcanzan bajo un estado de calma profunda (4 a 7 ciclos por segundo)

– ondas Alfa: se producen cuando el estado de relajación es mayor (8 a 13 ciclos por segundo).

-ondas Beta: son las que predominan cuando estamos despiertos y activos (14 a 30 ciclos por segundo).

– ondas gamma: con frecuencias superiores a 35 ciclos.

La frecuencia Alfa es particularmente interesante porque ofrece un potencial especial para los seres humanos. Nos procura un estado de relajación agradable, nos conecta con nuestro interior y aumenta nuestro optimismo. Producimos ondas Alfa cuando nos relajamos o meditamos.

 Cuando se incrementa la producción de ondas Alfa en el estado de vigilia, se avivan la memoria, la imaginación, la intuición y la creatividad. Nos encontramos más alertas y nuestra capacidad de estudio y asimilación aumenta.

En este estado, nuestra actividad se vuelve subjetiva y usando nuestra subjetividad podemos generar cambios positivos en nosotros. Podemos aprender a utilizar las ondas Alfa, practicando la relajación, para encontrar la solución a nuestros problemas, para mejorar nuestra salud, para alcanzar nuestras metas.