EL ENTUSIASMO PUEDE CON TODO…

 

 

mimosa-ciel-bleu

 

 

Los golpes de la vida no pueden destrozar a una persona cuyo espíritu se forja con los fuegos del entusiasmo.      

Norman Vincent Peale

 

La palabra “entusiasmo” es de origen griego y significaba: “posesión o inspiración divina”. Para los griegos una persona entusiasta estaba guiada por la sabiduría de un dios.

Hoy, la palabra sigue teniendo un significado similar; el entusiasmo es una fuerza interior que mueve a la acción para desarrollar un proyecto con optimismo, empeño, interés y compromiso, y  también con el convencimiento de que tendrá éxito.

El entusiasmo es una emoción positiva que estimula la creatividad y que además es contagiosa. Favorece el buen desarrollo de los propósitos porque hace que se vea el lado positivo de las cosas y así que se pueda aprovechar todas las posibilidades que ofrecen los acontecimientos.

Todos tenemos la capacidad de entusiasmarnos porque todos tenemos sueños que, aunque los hayamos reprimido u olvidado, siguen para que los despertemos si así lo deseamos.

Encuentra tu meta, visualiza el éxito, piensa que estás en el bueno camino. Cuanto más imagines tu objetivo cumplido, cuanto más te concentres en él y más detalles proyectes, más crecerá tu entusiasmo. La actitud lo es todo; el reconocer y agradecer lo que se tiene, permite superar todas las dificultades. No hay errores sino aprendizajes. Con entusiasmo, las soluciones aparecen solas.

Las personas entusiastas pueden con todo…

 

LO QUE CREEMOS… SERÁ

 

 

12308485_1054966624552752_3342789552778599768_n

 

 

“No hay nada que este más enteramente en nuestro poder que nuestros pensamientos.”

René Descartes

 

Lo que una persona cree de sí misma tiene una importancia enorme, porque esto es lo que va a condicionar su vida.

Las creencias negativas nos dan una visión falsa de lo que somos en realidad, haciéndonos pensar que son las circunstancias las que modelan nuestras vidas.

No hemos nacido con creencias limitadoras; las hemos adquirido a lo largo de nuestra vida, al mismo tiempo que hemos ido dejando las ilusiones que teníamos cuando éramos niños.

Si sentimos frustración es porque nos hemos separado de nuestro ser interno que es el que nos pone en contacto con todas las posibilidades que tenemos de tener una vida plena.

Nuestras creencias son el resultado de la repetición de nuestros pensamientos y de nuestras experiencias. No son parte de nosotros y casi siempre, las hemos adoptado sin preguntarnos si son ciertas o no. Las podemos modificar, cambiando nuestros pensamientos.

Nosotros somos los que dirigimos nuestras vidas. Tenemos un inmenso potencial y en cada decisión que tomamos, por pequeña que sea, escogemos utilizarlo o no, actuar o dejar que actúe nuestro entorno. En este momento, somos el resultado de todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas y en cualquier momento podemos decidir cambiarlo si lo deseamos.

Cuando nuestros pensamientos son positivos, vemos todas las oportunidades que se presentan porque son las que nuestro cerebro va a captar: va a seleccionar la información que corresponde a nuestra forma de pensar. Si pensamos que podemos alcanzar una meta, seremos capaces de ver todas maneras de alcanzarla.

Nuestros sueños se cumplen cuando creemos en ellos, cuando estamos convencidos de que se van a realizar y, entonces, cuando esperamos tranquilamente que se realicen. Estos tres requisitos son imprescindibles.

Tener una vida más llena, tener éxito está a nuestro alcance y depende de nosotros. Lo que creemos… será

 

ELIMINAR LAS LIMITACIONES

 

 

 

223263__a-beautiful-sunny-day_p

 

La máxima libertad es el derecho y poder de decidir cómo cualquier persona o cualquier cosa externa nos afecta.

Stephen Covey.

 

 

A veces la vida nos presenta problemas delante de los cuales nos sentimos bloqueados porque nos parecen insolubles o pensamos que no somos capaces de resolverlos. Nos gustaría ser más atrevidos, más decididos. Quisiéramos emprender actividades nuevas pero no logramos ponernos en marcha y no conseguimos nuestros objetivos y pensamos entonces que tenemos mala suerte o que valemos poco.

En realidad estas limitaciones se deben a creencias erróneas que hemos adquirido en el pasado, a menudo en la niñez y que se han quedado muy enraizadas aunque no seamos conscientes de ello. Cuando nos encontramos ante un problema o ante un cambio, estas creencias negativas nos originan emociones como el miedo o la angustia, que anulan las mejores armas que tenemos para enfrentarnos a las dificultades, que son nuestra inteligencia y nuestra creatividad.

Para eliminar estas limitaciones tenemos que cambiar los patrones de conductos que nos perjudican y darnos cuenta de tres hechos importantes:

  • La mayoría de las veces, la incapacidad que sentimos para enfrentarnos a un problema no es real sino que se debe a creencias erróneas que nos paralizan y nos impiden ver las soluciones que podemos aportar e incluso a veces las oportunidades que nos ofrece.
  • Nuestras personalidades, aunque seamos adultos, no son rígidas sino que son susceptibles de cambios. Sabemos que cuando modificamos nuestra forma de pensar, la estructura de nuestro cerebro cambia.
  • No podemos cambiar los acontecimientos, pero si nuestra forma de abordarlos. Una misma situación es interpretada de diferentes formas por varias personas. Lo más importante es nuestra actitud frente a lo que sucede.

Tomar consciencia de que estas limitaciones no son parte de nosotros, sino obstáculos que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial es el primer paso. Si concentramos nuestra atención en nuestras emociones positivas y en todos nuestros logros desde los más modestos, descubriremos otra manera de interpretar los acontecimientos de nuestras vidas y aprenderemos a utilizar todas nuestras capacidades de éxito.

MANTENERSE JOVEN

 

 

cvety-derevya-pejzazh-5642

 

 

La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.

Mateo Alemán

 

 

 

En 1979, Ellen Langer, profesora de psicología en la universidad de  Harvard llevó a cabo un experimento para averiguar hasta que punto un cambio de comportamiento podía influir sobre el envejecimiento de las personas.

Seleccionó a varios hombres de edad comprendida entre 75 y 85 años, les separó en dos grupos y los llevó a pasar una semana en el campo en dos casas distintas. Durante este tiempo todos tenían que cuidar de sí mismo sin ayuda externa.

Al primer grupo, el grupo de control, se le pidió que durante la estancia recordaran acontecimientos de su vida y de hechos de los años 50.

A las personas del segundo grupo, se les preparó un viaje en el tiempo. La casa estaba decorada y amueblada como en los años 50. Solo tenían a su disposición música, películas y noticias de aquella época para que se sintieran como si estuvieran otra vez en 1959 y reconectaran con la vida que tenían hacía 20 años.

Después del experimento, la salud de todos los hombres había mejorado, pero de forma espectacular la del segundo grupo. Habían recuperado agilidad, audición, memoria y se encontraban mejor en general.

Aunque nos cuesta creerlo, el impacto de nuestra mente y de nuestras emociones sobre nuestro cuerpo es muy grande. Nuestro organismo traduce nuestros pensamientos con mucha precisión.

Solemos considerar que las personas de edad avanzadas que se conservan en buena forma física y mental son excepciones, pero en general, son personas activas y positivas.

Está claro que el paso del tiempo tiene consecuencias, pero si tenemos creencias negativas sobre el envejecimiento, podemos provocar limitaciones corporales.

El experimento de Ellen Langer muestra que si nos sentimos jóvenes, nos mantendremos jóvenes.

Hoy, se sabe que con los años, nuestra inteligencia se mantiene estable así como nuestra creatividad y nuestra originalidad y que nunca dejamos de aprender.

El secreto es mantener una actitud positiva. Para conservar la movilidad, la memoria y una mente activa… hay que usarlas…

 

EL MARAVILLOSO PODER DE LA SONRISA

 

monet-j

 

 

No esperes ser feliz para sonreír, sonríe para ser feliz.

Edward Louis Kramer

La sonrisa es una expresión facial del ser humana que refleja alegría, felicidad, satisfacción. Es un comportamiento innato (los recién nacidos sonríen) y está relacionada con nuestra emociones.

La sonrisa nos ilumina la cara, nos embellece y facilita nuestras relaciones sociales. Está asociada con la expresión de sentimientos agradables como el amor, la amistad y es contagiosa. Un rostro sonriente es el mejor modo de fomentar las relaciones personales.

Hablamos de la sonrisa sincera, llamada “sonrisa Duchesne” del nombre  del neurólogo que hizo los primeros estudios sobre este tema y que descubrió que la sonrisa sincera es la única que mueve también los músculos situados alrededor de los ojos, que no podemos mover voluntariamente.

El sicólogo americano, Paul Ekman demostró que las personas que sonríen tienen mejores relaciones personales y sociales y son más felices. Cuando sonreímos, mandamos un mensaje positivo a nuestro cerebro que a su vez, manda a nuestro cuerpo una sensación de bienestar general.

Otros estudios hechos por médicos de la Universidad de Kansas han destacado que una sonrisa, aún forzada, mantenida durante un minuto, disminuye el estrés ya que libera una hormona, la serotonina, que aporta al organismo una sensación de bienestar. Se ha comprobado que sonreír regulariza el ritmo cardiaco y disminuye la tensión arterial.

El mundo en el que vivimos no es perfecto y la vida nos presenta a veces dificultades pero también nos ofrece muchos motivos para sonreír que no debemos de dejar escapar. Es importante que aprendamos a ver estos bonitos momentos que nos ofrece cada día y que son pequeños trozos de felicidad para practicar la sonrisa, este maravilloso poder que es nuestro…

SER AMABLE CONSIGO MISMO

 

 

Sonnenlicht (Sunlight)

Si no te amas total, entera y plenamente, es porque en algún momento aprendiste a no amarte. Pero puedes desaprenderlo. Empieza a ser amable contigo ahora mismo.

 Louise Hay

 

Nuestra cultura tan competitiva nos lleva a menudo a creer que tenemos que ser “los mejores” para que la sociedad nos acepte y nos quieran las personas de nuestro entorno. Nos volvemos entonces demasiado exigentes con nosotros mismos y, cuando nos equivocamos o no alcanzamos nuestras metas, nos culpamos, nos enfadamos con nosotros mismos y nos reprochamos nuestros errores.

La vida nos ofrece días buenos y también dificultades que nos pueden causar sufrimiento. No debemos ignorar nuestros sentimientos y nuestras emociones aunque a veces no sean agradables. Precisamente cuando tenemos un mal día o un período difícil es cuando necesitamos apoyo y cariño. No nos añadamos más sufrimiento reprendiéndonos. Seamos amables con nosotros mismos.

Todo el mundo se equivoca, es normal y hay que asumirlo. Se aprende de los errores y a menudo tenemos que equivocarnos para encontrar la solución y tener éxito.

No busquemos la perfección pero actuemos lo mejor que podamos. Si nos aceptamos con lo que consideramos nuestros defectos y nos tratamos con respeto y cariño, habremos dado el primer paso para tener una buena autoestima. ¡Y entonces no necesitaremos ser perfectos!

LA CAPACIDAD DE ASOMBRO

 

 

verano-1024x683

 

Asombrarse es el primer paso de la mente hacia el descubrimiento.

Louis Pasteur

 

 

En 2007, el periódico “El Washington Post” organizó un experimento para comprobar hasta qué punto la belleza llamaría la atención en un ambiento ajetreado a una hora inopinada: Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, tocó de incognito, en el metro de Washington a la 8 de la mañana, con un Stradivarius de 1713.

Entre las más de mil personas que pasaron a su lado, solo 7 se detuvieron y 20 le dieron dinero sin interrumpir su camino. El violinista recaudo 32 dólares. Tres días antes, había llenado un teatro donde las entradas costaban unos 100 $.

Aquel día, en el metro, la gente no se sorprendió porque no prestaba atención a lo que pasaba a su alrededor y se perdió un acontecimiento inusual: el regalo de una música maravillosa tocada por un virtuoso del violín con un instrumento único.

La capacidad de asombro es una facultad que nos permite sorprendernos ante lo nuevo y aprender de ello.

Nacemos con una gran capacidad de asombro. Cuando somos niños, el mundo nos maravilla, lo observamos, lo experimentamos y esto nos permite avanzar y desarrollarnos. A veces con el paso del tiempo, parece que hemos perdido esta facultad, pero no es porque lo hemos aprendido todo y que no hay más novedades sino porque nos hemos vuelto más pasivos y hemos dejado de prestar atención a lo que hacemos..

La capacidad de asombro es una actitud y si creemos que la hemos perdido, la podemos recuperar siempre que queramos. Solo tenemos que estar presentes en cada instante de nuestra vida y observar lo que nos ofrece  para estar conectados con el mundo que nos rodea.

Si aprendemos a pararnos para disfrutar de los momentos agradables del día descubriremos lo especial que hay cada uno. Entonces podremos asombrarse de las maravillas que nos rodean…

 

NO TE PREOCUPES… OCÚPATE

 

verde

 

Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron.

Michel de Montaigne

 

 

“¡No te preocupes…!” Es a menudo el mejor consejo que nos puedan dar, pero no el más fácil de seguir.

Preocuparse es ocuparse de algo antes de que ocurra. Hasta cierto punto, es normal y conveniente, antes de emprender una acción, de tomar una decisión o de enfrentar a una nueva situación, que pensemos en sus consecuencias y planeemos unas formas de actuar. Nuestro cerebro tiene la capacidad de anticipar las situaciones y de contemplar las dificultades que podríamos encontrar, para que estemos preparados y protegidos.

Pero la palabra preocuparse tiene a menudo matices negativos. Cuando nos preocupamos por algo, nuestra imaginación vuela y vivimos mentalmente una y otra vez, todos los aspectos negativos de la situación que creemos y tememos que llegarán, lo que nos provoca desasosiego y temor.

Esta forma de anticiparnos a los acontecimientos solo provoca estrés, reduce nuestra capacidad de enfrentarnos a los obstáculos y hasta nos puede bloquearnos completamente. Al centrarnos en lo negativo, atraemos lo negativo que tanto nos asusta. ¡Y la mayoría de las veces, nos damos cuenta después que la situación no era para tanto!

Hay personas que están constantemente preocupadas por lo que puede ocurrir, pensando en todos los problemas que se pueden presentar.

La mejor manera de no estar preocupado es estar ocupado. Vivir el presente, concentrarse en las tareas cotidianas, valorar lo que se tiene, disfrutar de los buenos momentos, son las actuaciones que harán que eliminemos las preocupaciones y que nos habilitarán para la resolución de los problemas.

Winston Churchill decía:” estoy muy ocupado, no tengo tiempo para estar preocupado.”

RODEARSE DE BELLEZA

 

parquecarolinasur

 

La belleza es la eternidad contemplándose
a sí misma en un espejo.
Pero vosotros sois la eternidad
y vosotros sois el espejo.
Khalil Gibran

A menudo, el ritmo de vida que llevamos hace que no tomamos el tiempo de cuidar nuestro entorno y nos dejamos atrapar por el que tenemos donde solo vemos dificultades, crisis o monotonía.

Aquello a lo que ponemos nuestra atención hará que generemos pensamientos y luego acciones que repercutirán en nuestras vidas.

Cuando estamos rodeados de belleza, tenemos sentimientos agradables y pensamientos positivos. Nuestros ánimos, nuestra autoestima, nuestra vitalidad aumentan y nos sentimos muchos más optimista y nos encontramos más saludables.

La mejor fuente que tenemos para rodearnos de belleza es la naturaleza. En cualquier lugar del planeta, nos ofrece hermosura y armonía en abundancia. El ser humano también ha creado belleza a través del arte: pintura, arquitectura, música, literatura…

Hay muchas formas de rodearse de belleza como por ejemplo, contemplar un bonito paisaje, escuchar una belle música, adornar las estancias donde solemos estar con objetos estéticos…

Cuanto más busquemos la belleza, más conectaremos con ella y aprenderemos a verla en todas partes… y esto se manifestará aportándonos abundancia en todas las facetas de nuestras vidas.

 

 

TOMAR DECISIONES ACERTADAS

                                    

resized_650x365_origimage_568066

                                

 

Sea lo que sea que decidas hacer, asegúrate de que te haga feliz.                                   Paulo Cohelo


Todo lo que hacemos y somos en la vida es el resultado de nuestras decisiones. Aunque podamos pensar que algunas situaciones en las que nos encontramos nos han sido impuestas (por algo o alguien), en realidad ha sido decisión nuestra, el aceptarlas.

A lo largo del día tomamos muchas decisiones, a menudo sin darnos cuenta, porque no alteran demasiado nuestra rutina.

El problema surge cuando nos enfrentamos a la toma de una decisión que va a modificar nuestra vida. Entonces tenemos miedo al cambio, miedo a equivocarnos y surgen las dudas.

Para tomar una decisión acertada es importante tener en cuenta lo siguiente:

– Tenemos que estar seguros de que es algo que queremos realmente y no algo para salir de una situación que no queremos. Ha de ser algo a lo que aspiramos y que nos ilusione.

– Cuando imaginamos lo que nos aportará, debemos comprobar nuestros sentimientos y dejar actuar la intuición. Una decisión acertada nos hará sentir felices y seguros.

– Nunca se debe tomar una decisión solo para agradar o hacer feliz a otra persona. Esto sería un auto-engaño que podría generar muchos problemas.

Cuando la decisión no nos aporta paz, abundancia y felicidad es que no nos conviene y siempre la podremos modificar. Los errores son aprendizajes para encontrar el camino correcto.