EL CEREBRO APRENDE GRACIAS A LOS ERRORES

 

 

 

“El único hombre que no se equivoca nunca es el que no hace nada.”    Goethe

 

El general, el error es percibido como un fracaso.

Todo el mundo comete errores aunque se esfuerza por evitarlo y a veces le cuesta admitirlos. El miedo a equivocarse a menudo tiene por consecuencia no actuar.

Sin embargo, los últimos descubrimientos en neurociencias, han demostrado que el cerebro aprende gracias a los errores.

Cuando vamos a emprender una acción, el cerebro emite siempre una hipótesis sobre el resultado que vamos a obtener, en función del entorno y de las experiencias anteriores. Si hay elementos nuevos que aportan variaciones sobre lo que conoce, el cerebro emite una señal de error de predicción. Esto se ha observado con mediciones de la actividad cerebral y ocurre siempre que queremos aportar cambios en nuestra forma de actuar.

Un cerebro eficaz comete errores y los rectifica adaptándose a los nuevos datos. Un cerebro que no comete errores no puede aprender nada nuevo.

Tenemos que relacionarnos de otra manera con nuestras equivocaciones. Lo que nos hace más fuertes no es no caernos, sino levantarnos después de cada caída. Aprendemos de nuestros errores cuando los aceptamos en lugar de negarlos, esconderlos o lamentarnos por ellos. Entonces podemos seguir construyendo a partir de la enseñanza que nos han aportado.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.