ABRIRSE A LA ABUNDANCIA

 

 

“La mente agradecida se fija constantemente en lo mejor. Por lo tanto, tiende a mejorar cada día. Toma la forma o el carácter de lo mejor, y recibirás lo mejor.”
Wallace D.Wattles

 

La conciencia de riqueza es un estado mental. Cuando una persona está preocupada por el dinero y piensa que no tiene lo suficiente, se olvida de lo que posee y se siente pobre.

Tener conciencia de prosperidad, no es solo ser capaz de obtener dinero, es darnos cuenta de que lo necesitamos está a nuestra disposición. La mayoría de las personas no es consciente de que la abundancia es parte de nosotros y entonces le da la espalda.

Todos los pensamientos relacionados con la falta de dinero, de amor, de amigos, atraen pobreza y soledad. Muchos de ellos nos fueron transmitidos por personas de nuestro entorno o provienen de la interpretación que hemos dado a experiencias que hemos tenido en el pasado.

Un buen ejercicio para tener pensamientos positivos e ir abriéndonos a la abundancia es hacer una lista de las cosas que tenemos en abundancia. Hay que ser objetivos y no caer en la falsa modestia.

Estas cosas pueden ser:
– La salud,
– la inteligencia, la creatividad, los conocimientos adquiridos, las habilidades de todo tipo.
– las cualidades físicas y morales que poseemos,
– la gente que nos rodea y que apreciamos, que nos ama y nos apoya: familia, amigos…
– el trabajo
– los bienes materiales: tener una vivienda, un coche, ropa…
– la naturaleza, el sol…

Esta enumeración es solo un ejemplo. Seguro que si nos detenemos en pensarlo, vamos a descubrir que somos más ricos que creíamos. Conservemos esta lista para leerla a menudo y sobre todo siempre que nos asalten pensamientos de carencia.

Nuestros pensamientos y nuestras emociones crean nuestra realidad y obtenemos siempre aquello en lo que nos concentramos. Solo cuando nos sentimos abundantes, conectamos con la abundancia y creamos abundancia.

 

Deja un comentario