sorbus

PUEDES CAMBIAR TU VIDA…

 

 

Puedes cambiar lo que ves. No puedes estar atrapado por ello. Nada tiene que continuar de la misma manera, y nada tiene que seguir siendo de la manera que es, para siempre, a menos que tú lo dispongas. Realmente tú estás a cargo de tu propia experiencia día a día.

Neale Donald Walsh

 

A veces, uno tiene la sensación que algo no funciona en la vida pero se conforma, creyendo que sus ocupaciones u obligaciones cotidianas, no le dejan alternativa. Aunque siente que le falta algo, sigue dando prioridad a cosas que le parecen más importantes… olvidando lo esencial que es la propia felicidad.

La mayoría de las personas no somos conscientes del enorme potencial que tenemos y que utilizamos para dirigir nuestras vidas.

Nuestras actitudes y nuestras creencias dependen de nuestros pensamientos y nuestra percepción de la realidad es el resultado de nuestras creencias. Muchos de los miedos que nos paralizan no tienen ningún fundamento pero nuestras mentes creen que son realidades. Quizás, muchas de las obligaciones que nos imponemos no son tan importantes…

Merece la pena hacer una pausa para pensar en las cosas que nos gustaría cambiar, y rescatar esos sueños que fueron apartados hace tiempo pero que no se han olvidado del todo.

Cuando dejamos de dar todo por sentado y abrimos la mente, descubrimos un mundo lleno de posibilidades…

 

sorbus

CONSEGUIR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

 

 

El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.

Charles Augustin Sainte-Beuve

 

 

Con el año nuevo, llegan los buenos propósitos. Queremos cambiar muchas casas, emprender nuevas actividades, llevar a cabo este proyecto que tanto nos gusta…

A principio, la motivación es grande, pero a menudo, después de un tiempo, abandonamos…

La razón por la que no se logra cumplir los propósitos es que todos requieren un cambio de hábitos. Desde nuestra zona de confort, este estado mental dónde nuestras costumbres nos hacen sentir cómodos, todo cambio es un riesgo que nos crea incertidumbre, nos asusta y no hace sentir que perdemos el control de nuestras vidas.

En nuestras zonas de confort, tenemos establecido, a menudo sin razón y sin ser conscientes de ello, nuestras capacidades y limitaciones, en función de nuestras experiencias pasadas y eso no nos permite salir de la pauta que hemos fijado.

Para conseguir nuestros objetivos, tenemos que ampliar nuestra zona de confort, enfrentándonos a estos miedos y venciéndolos… actuando y llevando nuestros propósitos de uno en uno.

La mejor ayuda es “engañar” a la mente, haciéndole creer que ya hemos completado la nueva acción. Esto se hace utilizando técnicas de  visualización. El cerebro no hace diferencia entre lo real y lo imaginado y considera las dos cosas como experiencia verdadera.

Al imaginar con todo detalle la acción “ya realizada” con éxito, esta quedará registrada en nuestra zona de confort como conocida y se integrará en las actividades que somos capaces de desarrollar con facilidad.

La repetición diaria de estas visualizaciones es la clave del éxito.

 

sorbus

TOMAR DECISIONES ACERTADAS

                                    

resized_650x365_origimage_568066

                                

 

Sea lo que sea que decidas hacer, asegúrate de que te haga feliz.                                   Paulo Cohelo


Todo lo que hacemos y somos en la vida es el resultado de nuestras decisiones. Aunque podamos pensar que algunas situaciones en las que nos encontramos nos han sido impuestas (por algo o alguien), en realidad ha sido decisión nuestra, el aceptarlas.

A lo largo del día tomamos muchas decisiones, a menudo sin darnos cuenta, porque no alteran demasiado nuestra rutina.

El problema surge cuando nos enfrentamos a la toma de una decisión que va a modificar nuestra vida. Entonces tenemos miedo al cambio, miedo a equivocarnos y surgen las dudas.

Para tomar una decisión acertada es importante tener en cuenta lo siguiente:

– Tenemos que estar seguros de que es algo que queremos realmente y no algo para salir de una situación que no queremos. Ha de ser algo a lo que aspiramos y que nos ilusione.

– Cuando imaginamos lo que nos aportará, debemos comprobar nuestros sentimientos y dejar actuar la intuición. Una decisión acertada nos hará sentir felices y seguros.

– Nunca se debe tomar una decisión solo para agradar o hacer feliz a otra persona. Esto sería un auto-engaño que podría generar muchos problemas.

Cuando la decisión no nos aporta paz, abundancia y felicidad es que no nos conviene y siempre la podremos modificar. Los errores son aprendizajes para encontrar el camino correcto.

                                        

 

sorbus

DEBERÍA…

toscana-valdorcia

“Un hombre debe buscar lo que es y no lo que cree que debería ser.”                          A.Einstein

 

“Debería… hacer deporte… aprender un idioma… ser más ordenado…”

Todas estas cosas que “deberíamos” hacer, son actividades que consideramos que tenemos que realizar pero que no conseguimos llevar a cabo porque en realidad no nos motivan, no nos interesan.

Cuando llevamos tiempo con un objetivo sin ponernos en movimiento para alcanzarlo, quizás es el momento de replantearnos si realmente deseamos lograrlo o no y si debemos de enfocarlo de otra manera o abandonarlo.

Decir “debería hacer…” implica que hay algo que impide la acción, como podría ser, en el caso de los ejemplos anteriores, la falta de tiempo, la poca afición a los deportes, la dificultad de los idiomas. El deporte se puede cambiar por una actividad física que guste o el estudio del idioma por la comunicación con personas de otros países y culturas… porque en el caso de que se quiera conservar estos objetivos, hay que enfocarlos de otra manera.

Las cosas que “deberíamos” hacer nos agobian y bajan nuestra autoestima, ya que son obligaciones (aunque autoimpuestas) que no cumplimos, y terminan por frustrarnos. Además nos impiden descubrir nuestros verdaderos propósitos porque nos bloquean.

Al abandonar estos “debería”, nos liberaremos de imposiciones, y al reemplazarlos por “voy a hacer” o “quiero hacer” nos volveremos mucho más activos y recuperaremos la ilusión.

sorbus

CAMBIAR EL MUNDO

sky (2)

 

Sé el cambio que quieras ver en el mundo.

Gandhi

¿Quién no sueña con un mundo mejor, justo, tolerante, sin guerras, sin hambre, sin contaminación… ?

Hoy en día, los medios de comunicación nos dan noticias de todo lo que pasa en el mundo. Toda esta información nos perturba, hace que nos sintamos impotentes antes todos los acontecimientos que agitan nuestro planeta. Sin embargo, no debemos ceder al miedo porque no cambiaremos el mundo si estamos movidos por el temor.

La Humanidad es un conjunto de humanos y cada uno de nosotros somos una parte activa de ella. Esto quiere decir que somos un reflejo de cómo es el mundo y sobre todo que tenemos el poder de cambiarlo. También significa que lo que es bueno para un individuo ha de ser bueno para el resto de la Humanidad y si no lo es para la Humanidad, tampoco lo es para el individuo.

Pongamos pues en nuestras vidas, en nuestro entorno lo que queremos para el mundo: Paz, tolerancia, amor…

sorbus

EL AMOR Y EL MIEDO

Primavera-en-la-Toscana-Italia3¿Qué es el amor? – preguntó el discípulo

.- La ausencia total de miedo, dijo el maestro.

– Y qué es a lo que tenemos miedo?, volvió a preguntar el discípulo.

– Al amor, respondió el maestro.

Anthony de Mello

Nuestras conductas están determinadas por dos emociones : el amor y el miedo. Todos los demás sentimientos derivan de ellas.

El miedo cuando es una reacción ante un peligro y sirve para ayudarnos en resolver situaciones críticas. Pero cuando ya no es puntual, cuando no corresponde a un peligro real se vuelve nuestro peor enemigo. Nos impide actuar, nos produce stress y hace que nos refugiemos en nuestras zonas de confort. Tomamos entonces decisiones equivocadas por no atrevernos a dar los pasos necesarios a la realización de nuestros sueños. Todo esto es el resultado de creencias erróneas que anulan nuestra creatividad y sobre todo nuestra felicidad.

Solo hay una manera de eliminar estos miedos y es viviendo desde el amor. Esto es decisión nuestra y basta con dar pequeños pasos para empezar : tomar conciencia de lo que tenemos y disfrutar de ello, atrevernos con pequeños cambios, recuperar la ilusión y creer en nosotros mismos. Así, desarrollaremos lo mejor de nosotros mismos, dedicándonos más a ser que a tener.

sorbus

QUERER ES PODER

desert_flower

 

 

“No es porque las cosas son difíciles que no nos atrevemos; es porque no nos atrevemos que son difíciles.”      Séneca.

 

“Querer es poder”. Aunque hayan oído esta frase a menudo, mucha gente está convencida de que gran parte de las cosas que les gustarían conseguir están fuera de su alcance.

Se suele pensar que las personas que han destacado deben su éxito a una inteligencia superior, unas capacidades mayores o condiciones favorables, pero esto no es cierto. Todos poseemos un talento especial y la capacidad de desarrollarlo, pero a menudo ignoramos cual es o no sabemos que lo tenemos.

Un primer paso para descubrir ese talento es olvidarnos de las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, sobre lo que nos han dicho que deberíamos ser y hacer, y así permitirnos descubrir quienes somos realmente. Nos ayudará preguntarnos qué habilidades especiales tenemos, cuáles son nuestras aficiones, que es lo que se nos da bien. Introducir pequeños cambios en nuestras vidas nos ayudará a conectar con ideas y personas nuevas y ampliará nuestras percepciones del entorno.

Descubrir estos talentos, reconocerlos, aceptarlos y desarrollarlos es muy importante para cada uno de nosotros. Es la clave que nos permitirá encontrar el sentido de nuestras vidas y que nos hará actuar conformemente a lo que somos.

Cuando sepamos quienes somos, sabremos lo que queremos de verdad y estaremos motivados porque desarrollar una actividad que nos agrade nos llenará de entusiasmo y seremos capaces de perseverar hasta la consecución de nuestros objetivos.

Entonces, sabremos lo que queremos de verdad y podremos realizarlo…

sorbus

CREAR NUEVOS HÁBITOS

images5r

      Las personas exitosas desarrollan diariamente hábitos positivos que les      ayudan a crecer y a aprender.      John Maxwell

  ¿Qué es un hábito? Es un modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

Nuestras vidas están determinadas por las cosas que hacemos repetidamente, es decir por nuestros hábitos. Algunos son buenos porque nos favorecen en lo que emprendemos y otros, al contrario, nos perjudican.

Puesto que nuestros hábitos son adquiridos mediante elecciones que hemos hecho en determinados momentos, podemos, si así lo decidimos, modificar los que consideramos “malos” o reemplazarlos por otros que sean positivos. De la misma forma que la mente aceptó en su día sugerencias equivocadas, aceptará las sugerencias positivas nuevas si las repetimos de manera constante.

Para adoptar nuevas costumbres, tenemos que crear nuevos patrones a nivel mental y neurológico. Programándonos adecuadamente, lograremos adoptar o cambiar cualquier hábito en poco tiempo. Si, durante un mínimo de 21 días, repetimos la misma acción, ésta se volverá automática. La visualización puede ser de gran ayuda. Si todos los días, nos imaginamos los beneficios que nos aporta el nuevo hábito, aceleraremos su proceso de adquisición.

Los hábitos nos ayudan en la vida cotidiana. Cuando una acción se ha vuelto rutinaria, el cerebro no tiene que tomar decisión y ahorra esfuerzos, lo que nos permite dedicar energía a otras tareas y nos hace más productivos.
Los buenos hábitos nos ayudan a alcanzar nuestras metas y nos llevan hacia el éxito de forma más fácil y en menos tiempo.

sorbus

NO LO DEJES PARA MAÑANA…

lirios-5

Te levantas por la mañana, dispuesto a efectuar varias tareas que consideras importantes y por la noche cuando te acuestas te das cuenta que más de la mitad de ellas están sin hacer… o has empezado una nueva actividad y al cabo de unos días, la abandonas… o también dejas siempre para más adelante el cumplimiento de un propósito…

Eso pasa porque no es fácil salir de la “zona de confort”, de lo conocido. El miedo al cambio es lo que paraliza, aunque sea un cambio a mejor. El temor a no estar preparado, a fracasar, a enfrentarse a la posible desaprobación de los demás, tiene como resultado la inercia y la permanencia en una situación que no aporta satisfacción.

Cada vez que se pospone una actividad que puede llevar a la meta, esta parece más lejana y difícil de alcanzar y se va gastando energía en ocupaciones que pueden parecer más agradables pero que no aportan nada.
El resultado de esta inacción es un estado de estrés y de frustración.

A casi todos nos ha pasado esto alguna vez pero esta situación puede cambiar si así lo decidimos. Si quieres ponerte en marcha, tienes que tomar la decisión de hacerlo.

Pregúntate lo que es importante para ti y tenlo en mente todos los días. Define tu objetivo con todo detalle, imagina como será tu vida cuando lo tengas y ve a por ello. Establece qué acciones tienes que emprender para conseguir tu meta y empieza con las más fáciles. Cada día, da un paso que te acerque a tus objetivos y así, día a día iras sumando pequeños éxitos que reforzarán tu motivación y tu confianza en ti-mismo.

¡Tú, estás al mando de tu vida! ¡Tienes un potencial muy grande, actúa ya, no lo dejes para mañana!

sorbus

CREAR EL FUTURO QUE QUEREMOS

2

El mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora.
Proverbio chino

Nuestro presente es el resultado de nuestros pensamientos y actos de ayer y nuestro futuro dependerá de lo que pensamos y de cómo actuamos hoy.

Todos elegimos libremente lo que hacemos con nuestras vidas. El hecho de no elegir o de dejar que otros lo hagan por nosotros, también es elección nuestra. Debemos pues, asumir las consecuencias de las decisiones que tomamos y no culpar a las circunstancias o a las personas que nos rodean, cuando no estamos satisfechos con nuestra vida.
Puede que algunas de nuestras elecciones no nos parezcan “acertadas” pero es normal y aprendemos de nuestros errores.
Está claro que hay problemas que están fuera de nuestro control pero si, depende exclusivamente de nosotros, la forma en que nos vamos a enfrentar a ellos.

Aceptar nuestra responsabilidad es el primer paso para crear el futuro que queremos.
Ser responsable es aceptar las consecuencias de nuestras elecciones, admitir que la felicidad solo depende de uno mismo, escoger nuestros valores y nuestras metas y actuar en consecuencia.
Cuando tomamos consciencia de nuestra responsabilidad, nos damos cuenta de la importancia de nuestras decisiones, dejamos de ser víctimas y nos transformamos en protagonistas de nuestras vidas. ¡Entonces subirán nuestra autoestima y nuestra motivación y seremos capaces de pasar a la acción para crear el futuro que queremos!