sorbus

LA PACIENCIA, UNA CLAVE DEL ÉXITO

 

 

 

Adopta el paso de la naturaleza: su secreto es la paciencia.

Ralph Waldo Emerson.

 

La paciencia es la actitud que nos permite soportar los contratiempos y las dificultades cuando queremos conseguir algo.

No se debe confundir la paciencia con la apatía o la pasividad. La paciencia es la voluntad de aguantar y perseverar. Hace que se conserve la calma frente a los problemas, lo que permite actuar con más claridad y así resolverlos de manera más acertada.

Vivimos en el mundo de las prisas, nos cuesta esperar y lo queremos todo, ya. A menudo esta es la razón por la cual abandonamos nuestros sueños.

Sin embargo, hay que recordar que la realización de un proyecto tiene su proceso y que se manifestará cuando todas las condiciones necesarias estén reunidas… y que no existen los atajos.

Todo requiere su tiempo y no podemos saber cuánto será el que necesitará el cumplimiento de nuestro objetivo… pero debemos saber que depende en gran parte de nuestra actitud, de nuestra forma de pensar y de nuestra motivación.

La falta de paciencia hace que solo pensemos en el resultado y olvidemos centrarnos en el camino y disfrutarlo. La impaciencia, la duda, las preocupaciones nos alejan de nuestros objetivos. Las dificultades no son fracasos, sino problemas que, una vez solucionados nos acercan a la meta.

La paciencia es una clave del éxito. Podemos conseguir lo que queremos si nos damos el tiempo suficiente para ello.

 

 

sorbus

LAS PERSONAS ESPECIALES

 

 

 

Si todos hiciéramos las cosas que somos capaces de hacer, literalmente nos asombrarían a nosotros mismos.

Thomas Alva Edison.

 

 

Cuando hablamos de personas especiales, lo hacemos comparándonos con gente que ha conseguido una meta importante o un éxito notable. Generalmente pensamos que han tenido circunstancias favorables, buenos estudios, ayudas y mucha suerte. Esto realmente no es así; estas personas han encontrado también muchas dificultades que hubieran podido imposibilitar la consecución de sus metas, si se hubieran rendido ante ellas.

 Todos somos personas especiales. Todos tenemos cualidades especiales y aptitudes para desarrollarlas, y todos somos capaces de conseguir lo que nos proponemos. El problema es que pensamos que no somos bastante buenos o inteligentes o preparados…

Las personas que no tienen confianza en sí mismas no tienen metas importantes; tienen metas pequeñas porque se ven pequeñas, pero están equivocadas: cuando una persona tiene un proyecto que desea y necesita cumplir,  también tiene la posibilidad de cumplirlo. Lo único que le puede impedir conseguirlo sería  el hecho de creer que no puede.

 Hay que abandonar esta creencia paralizante y darnos permiso para desarrollar nuestras capacidades y avanzar en la vida, porque todos somos personas especiales.

sorbus

COMO DIRIGIR NUESTRAS VIDAS

 

 

 

El verdadero buscador crece y aprende, y descubre que siempre es el principal responsable de lo que sucede.

Jorge Bucay.

 

 

El mayor obstáculo al que podemos enfrentarnos a la hora de dirigir nuestras vidas es la creencia de que somos víctimas de los acontecimientos y de las personas que nos rodean. Entonces echamos la culpa de nuestros fracasos y frustraciones a nuestro entorno: los compañeros, los padres, los jefes, el gobierno, la mala suerte…

El creer que somos víctimas, nos despoja de todo nuestro poder, porque rechazamos la responsabilidad de nuestras acciones y no hay poder sin responsabilidad.

Aceptar que somos los causantes de lo malo que nos ocurre, y también de lo bueno, hace que nos sintamos poderosos y capaces de dirigir nuestras vidas.

No existe vidas sin problemas, pero todos los problemas se pueden superar y son aprendizajes y experiencias. Los errores del pasado no tienen nada que ver con el futuro, porque el futuro depende de las acciones de hoy.

Darnos cuenta y aceptar que somos responsables de nuestras vidas nos libera de ataduras, acrecienta nuestra motivación y despierta nuestra creatividad para poder dirigir nuestra vida.

sorbus

ECOLOGÍA…

 

 

 

“En el universo todo está interconectado, no puedes arrancar una flor sin molestar a una estrella.”

Francis Thompson

 

Nuestro planeta se enfrenta a muchos problemas graves que amenazan la forma de vida que conocemos y dicen algunos hasta nuestra supervivencia. La contaminación de los ríos y los mares, del aire que respiramos, las consecuencias del cambio climático, la calidad de los alimentos que comemos ya son objeto de preocupación en todos los países.

Los protocolos que se han firmado para poner remedio a esta situación no parecen suficientes y no se respetan. Sin dudas, lo que se necesita es que se produzca en nosotros un cambio de conciencia a nivel individual.

A menudo, pensamos que los seres humanos somos entidades aisladas y separadas las unas de las otras y también separadas de nuestro entorno, pero en realidad, todo en el universo está conectado.

Desde Cleve Baxter que fue uno de los primeros en constatar, mediante experimentos, que el pensamiento humano afecta a las plantas, muchos científicos han demostrado que podemos influir en la materia con nuestras mentes.

El mundo que tenemos hoy es el resultado de nuestros pensamientos.

Cuando nos demos cuenta de que esta conexión  hace que todas las formas de vida esten sintonizadas e intercambien información, podremos contemplar todo nuestro entorno de otra manera y corregir nuestros errores.

Desde esta perspectiva de unidad, solo se puede tratar la Naturaleza y la Vida con respeto y amor… y la Naturaleza nos responderá con abundancia.

Depende de todos y cada uno de nosotros.

 

sorbus

NUESTRA PERCEPCIÓN DEL MUNDO

 

Aunque cada uno de nosotros pueda estar convencido de que su percepción del mundo es la correcta, esta depende de muchos factores, físicos, sicológicos, culturales, medioambientales etc, y sobre todo de nuestra forma de interpretar nuestras experiencias.

 

 

 

sorbus

CONSEGUIR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

 

 

El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.

Charles Augustin Sainte-Beuve

 

 

Con el año nuevo, llegan los buenos propósitos. Queremos cambiar muchas casas, emprender nuevas actividades, llevar a cabo este proyecto que tanto nos gusta…

A principio, la motivación es grande, pero a menudo, después de un tiempo, abandonamos…

La razón por la que no se logra cumplir los propósitos es que todos requieren un cambio de hábitos. Desde nuestra zona de confort, este estado mental dónde nuestras costumbres nos hacen sentir cómodos, todo cambio es un riesgo que nos crea incertidumbre, nos asusta y no hace sentir que perdemos el control de nuestras vidas.

En nuestras zonas de confort, tenemos establecido, a menudo sin razón y sin ser conscientes de ello, nuestras capacidades y limitaciones, en función de nuestras experiencias pasadas y eso no nos permite salir de la pauta que hemos fijado.

Para conseguir nuestros objetivos, tenemos que ampliar nuestra zona de confort, enfrentándonos a estos miedos y venciéndolos… actuando y llevando nuestros propósitos de uno en uno.

La mejor ayuda es “engañar” a la mente, haciéndole creer que ya hemos completado la nueva acción. Esto se hace utilizando técnicas de  visualización. El cerebro no hace diferencia entre lo real y lo imaginado y considera las dos cosas como experiencia verdadera.

Al imaginar con todo detalle la acción “ya realizada” con éxito, esta quedará registrada en nuestra zona de confort como conocida y se integrará en las actividades que somos capaces de desarrollar con facilidad.

La repetición diaria de estas visualizaciones es la clave del éxito.

 

sorbus

EL PODER DEL PENSAMIENTO

 

 

151021a7968

 

Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con ellos hacemos nuestro mundo.

Buda

 

Todos pensamos; no podemos estar “sin pensar”. Estos pensamientos viajan a una velocidad que no se puede calcular, se difunden en todas las direcciones y producen en los demás pensamientos similares a ellos.

El mundo actual es el resultado de todos los pensamientos pasados y presentes de la humanidad.

A nivel personal, nuestra forma de actuar, nuestras circunstancias, el tipo de personas que nos rodean, nuestros éxitos o fracasos dependen de nuestros pensamientos.

Las células de nuestro cuerpo cumplen su misión, que es la de mantenernos con  salud, en conexión con nuestra mente y nuestro cerebro. Captan nuestros pensamientos y son sensibles a nuestros estados mentales. Los pensamientos de paz y armonía las hacen funcionar perfectamente mientras los negativos las perturban. Nuestra salud depende de nuestra manera de pensar.

Cada uno de nosotros tiene un poder absoluto sobre sus pensamientos y posiblemente no lo utilicemos tanto, porque no somos conscientes de esta gran fuerza de la que disponemos.

Un flujo de pensamientos dispersos que depende del ambiente que nos rodea, de la influencia de los demás y de las informaciones, más bien negativas, que recibimos de los medios, nos mantiene separados de este poder que todos tenemos.

Nosotros, y solo nosotros decidimos si queremos tomar el control de nuestros pensamientos y de nuestras vidas . No olvidemos que en lo que pensamos nos convertimos…. El poder del pensamiento es nuestra herramienta de transformación…

 

sorbus

LO QUE CREEMOS… SERÁ

 

 

12308485_1054966624552752_3342789552778599768_n

 

 

“No hay nada que este más enteramente en nuestro poder que nuestros pensamientos.”

René Descartes

 

Lo que una persona cree de sí misma tiene una importancia enorme, porque esto es lo que va a condicionar su vida.

Las creencias negativas nos dan una visión falsa de lo que somos en realidad, haciéndonos pensar que son las circunstancias las que modelan nuestras vidas.

No hemos nacido con creencias limitadoras; las hemos adquirido a lo largo de nuestra vida, al mismo tiempo que hemos ido dejando las ilusiones que teníamos cuando éramos niños.

Si sentimos frustración es porque nos hemos separado de nuestro ser interno que es el que nos pone en contacto con todas las posibilidades que tenemos de tener una vida plena.

Nuestras creencias son el resultado de la repetición de nuestros pensamientos y de nuestras experiencias. No son parte de nosotros y casi siempre, las hemos adoptado sin preguntarnos si son ciertas o no. Las podemos modificar, cambiando nuestros pensamientos.

Nosotros somos los que dirigimos nuestras vidas. Tenemos un inmenso potencial y en cada decisión que tomamos, por pequeña que sea, escogemos utilizarlo o no, actuar o dejar que actúe nuestro entorno. En este momento, somos el resultado de todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas y en cualquier momento podemos decidir cambiarlo si lo deseamos.

Cuando nuestros pensamientos son positivos, vemos todas las oportunidades que se presentan porque son las que nuestro cerebro va a captar: va a seleccionar la información que corresponde a nuestra forma de pensar. Si pensamos que podemos alcanzar una meta, seremos capaces de ver todas maneras de alcanzarla.

Nuestros sueños se cumplen cuando creemos en ellos, cuando estamos convencidos de que se van a realizar y, entonces, cuando esperamos tranquilamente que se realicen. Estos tres requisitos son imprescindibles.

Tener una vida más llena, tener éxito está a nuestro alcance y depende de nosotros. Lo que creemos… será

 

sorbus

ELIMINAR LAS LIMITACIONES

 

 

 

223263__a-beautiful-sunny-day_p

 

La máxima libertad es el derecho y poder de decidir cómo cualquier persona o cualquier cosa externa nos afecta.

Stephen Covey.

 

 

A veces la vida nos presenta problemas delante de los cuales nos sentimos bloqueados porque nos parecen insolubles o pensamos que no somos capaces de resolverlos. Nos gustaría ser más atrevidos, más decididos. Quisiéramos emprender actividades nuevas pero no logramos ponernos en marcha y no conseguimos nuestros objetivos y pensamos entonces que tenemos mala suerte o que valemos poco.

En realidad estas limitaciones se deben a creencias erróneas que hemos adquirido en el pasado, a menudo en la niñez y que se han quedado muy enraizadas aunque no seamos conscientes de ello. Cuando nos encontramos ante un problema o ante un cambio, estas creencias negativas nos originan emociones como el miedo o la angustia, que anulan las mejores armas que tenemos para enfrentarnos a las dificultades, que son nuestra inteligencia y nuestra creatividad.

Para eliminar estas limitaciones tenemos que cambiar los patrones de conductos que nos perjudican y darnos cuenta de tres hechos importantes:

  • La mayoría de las veces, la incapacidad que sentimos para enfrentarnos a un problema no es real sino que se debe a creencias erróneas que nos paralizan y nos impiden ver las soluciones que podemos aportar e incluso a veces las oportunidades que nos ofrece.
  • Nuestras personalidades, aunque seamos adultos, no son rígidas sino que son susceptibles de cambios. Sabemos que cuando modificamos nuestra forma de pensar, la estructura de nuestro cerebro cambia.
  • No podemos cambiar los acontecimientos, pero si nuestra forma de abordarlos. Una misma situación es interpretada de diferentes formas por varias personas. Lo más importante es nuestra actitud frente a lo que sucede.

Tomar consciencia de que estas limitaciones no son parte de nosotros, sino obstáculos que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial es el primer paso. Si concentramos nuestra atención en nuestras emociones positivas y en todos nuestros logros desde los más modestos, descubriremos otra manera de interpretar los acontecimientos de nuestras vidas y aprenderemos a utilizar todas nuestras capacidades de éxito.

sorbus

MANTENERSE JOVEN

 

 

cvety-derevya-pejzazh-5642

 

 

La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.

Mateo Alemán

 

 

 

En 1979, Ellen Langer, profesora de psicología en la universidad de  Harvard llevó a cabo un experimento para averiguar hasta que punto un cambio de comportamiento podía influir sobre el envejecimiento de las personas.

Seleccionó a varios hombres de edad comprendida entre 75 y 85 años, les separó en dos grupos y los llevó a pasar una semana en el campo en dos casas distintas. Durante este tiempo todos tenían que cuidar de sí mismo sin ayuda externa.

Al primer grupo, el grupo de control, se le pidió que durante la estancia recordaran acontecimientos de su vida y de hechos de los años 50.

A las personas del segundo grupo, se les preparó un viaje en el tiempo. La casa estaba decorada y amueblada como en los años 50. Solo tenían a su disposición música, películas y noticias de aquella época para que se sintieran como si estuvieran otra vez en 1959 y reconectaran con la vida que tenían hacía 20 años.

Después del experimento, la salud de todos los hombres había mejorado, pero de forma espectacular la del segundo grupo. Habían recuperado agilidad, audición, memoria y se encontraban mejor en general.

Aunque nos cuesta creerlo, el impacto de nuestra mente y de nuestras emociones sobre nuestro cuerpo es muy grande. Nuestro organismo traduce nuestros pensamientos con mucha precisión.

Solemos considerar que las personas de edad avanzadas que se conservan en buena forma física y mental son excepciones, pero en general, son personas activas y positivas.

Está claro que el paso del tiempo tiene consecuencias, pero si tenemos creencias negativas sobre el envejecimiento, podemos provocar limitaciones corporales.

El experimento de Ellen Langer muestra que si nos sentimos jóvenes, nos mantendremos jóvenes.

Hoy, se sabe que con los años, nuestra inteligencia se mantiene estable así como nuestra creatividad y nuestra originalidad y que nunca dejamos de aprender.

El secreto es mantener una actitud positiva. Para conservar la movilidad, la memoria y una mente activa… hay que usarlas…