CONSEGUIR LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

 

 

El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.

Charles Augustin Sainte-Beuve

 

 

Con el año nuevo, llegan los buenos propósitos. Queremos cambiar muchas casas, emprender nuevas actividades, llevar a cabo este proyecto que tanto nos gusta…

A principio, la motivación es grande, pero a menudo, después de un tiempo, abandonamos…

La razón por la que no se logra cumplir los propósitos es que todos requieren un cambio de hábitos. Desde nuestra zona de confort, este estado mental dónde nuestras costumbres nos hacen sentir cómodos, todo cambio es un riesgo que nos crea incertidumbre, nos asusta y no hace sentir que perdemos el control de nuestras vidas.

En nuestras zonas de confort, tenemos establecido, a menudo sin razón y sin ser conscientes de ello, nuestras capacidades y limitaciones, en función de nuestras experiencias pasadas y eso no nos permite salir de la pauta que hemos fijado.

Para conseguir nuestros objetivos, tenemos que ampliar nuestra zona de confort, enfrentándonos a estos miedos y venciéndolos… actuando y llevando nuestros propósitos de uno en uno.

La mejor ayuda es “engañar” a la mente, haciéndole creer que ya hemos completado la nueva acción. Esto se hace utilizando técnicas de  visualización. El cerebro no hace diferencia entre lo real y lo imaginado y considera las dos cosas como experiencia verdadera.

Al imaginar con todo detalle la acción “ya realizada” con éxito, esta quedará registrada en nuestra zona de confort como conocida y se integrará en las actividades que somos capaces de desarrollar con facilidad.

La repetición diaria de estas visualizaciones es la clave del éxito.

 

Deja un comentario