MANTENERSE JOVEN

 

 

cvety-derevya-pejzazh-5642

 

 

La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.

Mateo Alemán

 

 

 

En 1979, Ellen Langer, profesora de psicología en la universidad de  Harvard llevó a cabo un experimento para averiguar hasta que punto un cambio de comportamiento podía influir sobre el envejecimiento de las personas.

Seleccionó a varios hombres de edad comprendida entre 75 y 85 años, les separó en dos grupos y los llevó a pasar una semana en el campo en dos casas distintas. Durante este tiempo todos tenían que cuidar de sí mismo sin ayuda externa.

Al primer grupo, el grupo de control, se le pidió que durante la estancia recordaran acontecimientos de su vida y de hechos de los años 50.

A las personas del segundo grupo, se les preparó un viaje en el tiempo. La casa estaba decorada y amueblada como en los años 50. Solo tenían a su disposición música, películas y noticias de aquella época para que se sintieran como si estuvieran otra vez en 1959 y reconectaran con la vida que tenían hacía 20 años.

Después del experimento, la salud de todos los hombres había mejorado, pero de forma espectacular la del segundo grupo. Habían recuperado agilidad, audición, memoria y se encontraban mejor en general.

Aunque nos cuesta creerlo, el impacto de nuestra mente y de nuestras emociones sobre nuestro cuerpo es muy grande. Nuestro organismo traduce nuestros pensamientos con mucha precisión.

Solemos considerar que las personas de edad avanzadas que se conservan en buena forma física y mental son excepciones, pero en general, son personas activas y positivas.

Está claro que el paso del tiempo tiene consecuencias, pero si tenemos creencias negativas sobre el envejecimiento, podemos provocar limitaciones corporales.

El experimento de Ellen Langer muestra que si nos sentimos jóvenes, nos mantendremos jóvenes.

Hoy, se sabe que con los años, nuestra inteligencia se mantiene estable así como nuestra creatividad y nuestra originalidad y que nunca dejamos de aprender.

El secreto es mantener una actitud positiva. Para conservar la movilidad, la memoria y una mente activa… hay que usarlas…

 

Deja un comentario