ACEPTAR NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS NO ES RESIGNARSE

primavera1B

 

 La felicidad solo puede existir en la aceptación“.

  (Denis de Rougamont)

Una de las causas más frecuentes de sufrimiento del ser humano es la insatisfacción es decir el deseo de que las cosas sean distintas de lo que son.

Al encontrarnos ante situaciones que no nos gustan, solemos lamentarnos y mirar hacia atrás o buscar culpables. También en nuestras relaciones personales, rechazamos a menudo a las personas que nos rodean por su forma de ser y las criticamos.

Si nos instalamos en la queja, caeremos en un estado de amargura y de resignación crónicas o nos pasaremos la vida esperando que algo cambie.

Aceptar una situación es lo contrario de resignarse a ella. Es tomar conciencia de la realidad y tomarla como punto de partida de un camino nuevo. La mayoría de las veces, la realidad no es tan dura como nos la representamos y lo que nos hace sufrir es lo que pensamos de ella.

Cuando aceptemos nuestras circunstancias no deseadas como episodios de nuestras vidas, seremos capaces de valorarlas y de ver cómo podemos sacar partido de lo que nos ofrecen para mejorar nuestras vidas.
Considerar las cosas que nos tocan vivir como un reto y un aprendizaje nos ayudará es único el medio de recuperar la alegría de vivir.

Deja un comentario